jueves, 21 de noviembre de 2013

Echando Vino a la Alcantarilla

El otro día eché unos 400 litros de vino a la alcantarilla. (bueno, fue en junio, pero voy muy atrasado con las traducciones de mis posts en inglés!)


A la alcantarilla
¿Porqué? Pues, porque había empezado a convertirse en vinagre.

Nunca me había pasado antes (¡te lo juro!). Se ve que siempre hay una primera vez para todo.

Es interesante que tuvo que ocurrir justo en aquel momento, porque llevaba tiempo enzarzado en debates (mejor dicho, en ciber-debates) sobre vinos naturales en general y sobre los 'defectos' de los vinos naturales en particular. Especialmente en le blog de Robert Joseph (aqui). Este hecho me hizo pensar, paranoicamente, que todo y todos estaban en contra de mi!

Pero primero, he aquí mis teorías sobre las posibles causas de esta pequeña tragedia:

1. Las condiciones ambientales. En aquel momento estaba compartiendo una bodega, y el espacio que usaba estaba justo al lado de la puerta principal. Entonces not tenía ningún tipo de control sobre la temperatura.

2. Falta de atención diaria al vino. Durante esa época no pude atender a mis vinos como se debe, porque estaba demasiado ocupado en otras tareas (buscando una bodega nueva, y una vez encontrada, en limpiarla y pintarla y prepararla para la inminente vendimia y vinificación, y a continuación en la vendimia misma!)  Ver estos posts previos:

3. El hecho de no usar sulfitos. Quizás este vino habría sobrevivido si hubiera usado algo de sulfitos. Como he dicho en otras ocasiones, no tengo nada en contra del uso moderado y razonable de los sulfitos. Solo estoy en contra de su ABbuso. De todas formas, el caso es que ni tuve tiempo ni oportunidad de usalos y posiblemente salvar ese lote de vino. En fin!

Sean cuales fueran las causas, la pregunta más interesante para mi era "tiralo o no tirarlo?"  Porque yo he catado vinos que tenían una acidez volatil mucho más alta, y que se aproximaban much más al vinagre, que el vino que tiré. Por una lado, creo que hubiera podido embotellarlo perfectamente y ponerlo a la venta. Pero por otro lado creo que durante el último año he cambiado mi actitud y opiniones sobre lo que es un vino natural y sobre lo que son sus denominadas 'faltas' o 'defectos'.

Creo que el vino que tiré se habría considerado 'defectuoso' por el mundo del vino 'convencional', pero habría sido aceptable por muchas personas dentro del mundo del vino 'natural'.

Luego está la cuestión de mi gusto personal. Creo que soy bastante abierto y tolerante en general; de hecho sé que puedo disfrutar de vinos que otros consideran 'defectuosos', pero no me gustan especialmente los vinos que tienen un acidez volatil muy alta. Me gusta beberlos de vez en cuando, pero no habitualmente, y no me siento a gusto produciendo ese tipo de vinos. Uno de los propositos u objetivos principales en mi proyecto o negocio de vino es el de producir vinos que expresen el terruño ('terroir') de donde proceden y de su variedad, de manera más fiel y natural posible. Y, en mi humilde opinión, vinos que tienen una acidez volatil muy alta simplemente no pueden expresar su terruño. Un vino que sabe a vinagre, sabe a vinagre, y no se puede apreciar su variedad, su suelo, su clima, etc No se puede apreciar nada aparte del sabor a vinagre! Así que lo eché a la alcantarilla!

Al final, estoy en paz con migo mismo. Por un lado, estaba vacilando si tirarlo o no. Estaba pensando en la pérdida de dinero, y en el tiempo y cariño que dediqué a producirlo. Pero, por otro lado, solo el pensar que ese vino-vinagre estaría a la venta me producía algo como malestar o verguenza!!! No sé.

Ha sido una buena lección. No solo desde el punto de vista técnico (como cuidar y proteger el vino), sino desde el punto de vista de que tipo de productor quiero ser y que clase de vinos quiero producir.

bye bye vino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja un comentario a este artículo, anda!

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.